martes, 25 de diciembre de 2012

Kendo en imágenes

En 1854, Japón abre sus puertas al mundo por primera vez en más de 200 años. Como si estuviera predestinado, prácticamente al mismo tiempo se inventa la fotografía, lo que permite captar la cultura y costumbres de sus habitantes, entre ellas el kendo.
Uno de los primeros que captaron la esencia del país en fotografías fue Fiedrich Albrecht zu Eulenburg (espero que tuviera un apodo), relaciones internacionales que pasó gran parte de su vida negociando tratados en Japón, China y Siam. Lo raro para la época, es que este hombre llevaba siempre consigo un impresionante equipo fotográfico compuesto por tres fotógrafos (Carl Wilhelm Heine Bismarck, John Wilson y August Sachtler) y dos artistas (que me imagino que pintarían y retocarían las fotografías posteriormente).
En cualquier caso, con la llegada de Friedrich al país, se inicia una época de documentación histórica visual que nos permite viajar al pasado y disfrutar un poco más de la historia del Kendo.
¡Disfrutad!




Entrenamiento Naginata. Aprox. 1900

Naginata. Aprox. 1900

Kendoka. Aprox 1865

Entrenamiento. Aprox. 1860

Tsuki!

Kendo vs Esgrima. Aprox. 1920

Entrenamiento. Aprox. 1920

Escuela para niños



Kendoka desconocido. Aprox. 1866.
Cara de mala leche

Entrenamiento. Aprox 1915



Kenjutsu 1911. Imagen de Richard Tames "Encounters with Japan".
Atentos al suelo de piedra y al del nito de la derecha... 





Dojo. Sin fecha. Antigua postal
Kendokas. Aprox. 1866




Jukendo. 1945. Oficiales norteamericanos
probando técnicas de combate japonés 


Kendoka. Aprox. 1866
Adiós ojo

Grupo macarra donde los haya. 

Entrenamiento 1900. 
Entrenamiento en el "Nippon Maru". 1913
¿Para cuando entrenar en un barquito?


Entrenamiento 1915. Estrangulamiento.

Entrenamiento 1915.


Imágenes y datos obtenidos de:
http://www.oldphotosjapan.com/en/ Old Photos of Japan (a photo blog of Japan in the Meiji, Taisho and Showa periods). 
http://www.tofugu.com/

Fallecimiento de Yoda Yasunori Sensei

A veces hay que dar malas noticias. Hace dos días recibimos la de que el maestro Yoda Yasunori falleció en Japón. Para los que no lo conozcan, era el maestro de kendo 8º Dan que venía desde hace 12 años a Vitoria a dar los cursos de kendo.

Pudimos disfrutar de sus últimas enseñanzas en persona el pasado septiembre. Dijo que su padre le hizo comenzar en el kendo porque en el colegio era considerado un "debilucho", porque era de menor estatura que otros compañeros. Dijo que le ayudó a mejorar la confianza en sí mismo y a enfrentarse a la propia vida. Al conocerle, no puedo sino decir que su padre consiguió lo que se proponía. Era capaz de entrenar muy duramente, hacer que los demás hicieran lo mismo y además era una persona con un gran sentido del humor, no desaprovechaba una oportunidad para reírse sanamente.

Desde aquí muchas gracias, entrenaremos duramente para dar lo mejor de nosotros.

¡Gracias sensei!

Competición de Navidad y Felicidades

El pasado 15 de diciembre organizamos un evento kendístico-festivo con motivo de las fiestas navideñas.

Cartel promocional de la competición navideña

La idea se utilizó como excusa para pegarnos un poco y practicar arbitraje. Tuvimos la suerte de contar con la presencia de Carles, que se acercó desde Girona para compartir con nosotros este evento. ¡Muchas gracias desde aquí!

Calentamos todos para que incluso los que iban a estar en mesa pudieran combatir. Tras ello, una mano inocente organizó la disposición de combates. ¡Y tocó un grupo de la muerte! La gente más veterana del club coincidió en la misma liguilla inicial, ¡qué duro!

Todos pudimos ver cómo arbitrar no es en absoluto fácil. Hay que estar atento en todo momento, y moverse correctamente respecto a los combatientes y los demás árbitros para que todos tengamos un buen ángulo de visión y no molestemos.

Tras ello, la competición por equipos. Dos equipos se enfrentaron, con la victoria del equipo formado por Carles, Jordi y Patricio.

Antes de terminar, varios compañeros tenían "cuentas pendientes", así que nos pidieron que les arbitráramos, jejeje. Y como al final todavía había ganas de cancha, estuvimos todos combatiendo durante un rato más.

Para terminar, hubo premio para todos, con picoteo variado y una tarta de Santiago hecha por Javi que nos dejó a todos alucinados.

Para otro año podríamos repetir la experiencia y volverla "más navideña", con gorro de Papá Noel a modo de tenugui, bolas colgando por ahí o calcetines navideños en vez de ir descalzo. ¡Imaginación al poder!

Por lo pronto, ¡os deseo felices fiestas a todos, y ojalá nos veamos el próximo año! ¡No os olvidéis de los suburi para bajar el turrón!

¡Feliz Navidad! Eguberri on!

sábado, 24 de noviembre de 2012

Técnica de Kiri-Otoshi de Takizawa sensei

En el siguiente vídeo se muestra una explicación de cómo se ejecuta la técnica que utiliza Takizawa sensei. Está en japonés, pero básicamente lo que dice es que es una técnica capaz de sobreponerse a un comienzo tardío del movimiento.

Cuando le sobreviene un ataque a Takizawa sensei, el maestro sube la espada como cargando un poco, y ataca directamente a men. Durante el ataque, aparta el shinai del atacante durante el propio ataque del maestro.

Yo personalmente vi cómo lo hacía en el curso de arbitraje en Madrid. José Antonio le atacó, y le atacó de verdad, varias veces. Sorprendente la facilidad con la que lo ejecuta. Echad un vistazo al vídeo:


RESULTADOS CAMPEONATO ESPAÑA KENDO 2012


Este fin de semana del 17 y 18 de noviembre, tuvo lugar en el Polideportivo Toni Pizá de Palma de Mallorca el Campeonato de España de Kendo de este año.

Teniendo en cuenta lo complicado del transporte, se acercaron allí representantes de Asturias, Cantabria, País Vasco, Aragón, Cataluña, Baleares, Comunidad Valenciana, Madrid y Murcia.

El sábado tuvo lugar la competición por equipos y la junior individual. Los resultados fueron los siguientes:

Junior:
1º Ausias Signes (VAL)
2º F. Salce (CAT)
3º P. Villamayor (VAL) y A. Camps (CAT)
Fighting Spirit: I. Fumoto (MAD)

Equipos femenino:
1° Cataluña
2° Madrid
3° Euskadi y Valencia
Fighting Spirit: N. Arnal (CAT)

Equipos masculino:
1° Valencia
2° Cantabria
3° Madrid y Baleares
Fighting Spirit: A. González (EUS)

He de decir que vi combates muy duros, por ejemplo el protagonizado por Silvia Romeral y Vero Pérez. No hubo puntos, pero las dos combatientes se buscaron todo lo que se podían buscar.


La victoria por equipos femenina se la llevaron las catalanas. Funakawa está que se sale.

Al día siguiente tuvo lugar la competición individual, con los resultados siguientes:


Individual Masculino:
1° M. Arregui (CANT)
2° Á. Baena (CAT)
3° R. Pérez (MAD) y J. Cancho (EUS)
Fighting Spirit: A. Trueba (CANT)

Individual Femenino:
1° N. Funakawa (CAT)
2° E. Carravilla (MAD)
3° M. Slocker y A. B. Rodríguez (EUS)
Fighting Spirit: M. López (VAL)

Los combatientes tenían apoyo desde las gradas.
Los árbitros, impasibles, atentos a los puntos como a cualquier incidente dentro de cada combate.

La final se resolvió de una forma un tanto atípica. Al rato de comenzar el combate, Álvaro Baena se salió del área de combate y se le pitó un hansoku (falta). Tras ello, Markel ejecutó con éxito uno de sus ataques de men muy rápidos a los que nos tiene acostumbrado (bueno, cuando le ataca a uno no tanto). Cuando anunciaron los árbitros el nihonme, Markel apartó con fuerza el shinai de Álvaro para que se le cayera, cosa que consiguió con éxito... dos hansoku de Álvaro, segundo punto para Markel y victoria.

Final entre Arregui y Baena.

Nuestro sensei Julio se esforzó al máximo y consiguió una merecida 3º plaza en el campeonato de este año. ¡Enhorabuena desde aquí!


Por mi parte, no estaba en condiciones de presentar mucha batalla. El propio Vicente Soriano me dijo que empecé muy bien pero caí en picado a partir del segundo combate.

El sábado me tocó primero con un compañero de Murcia, al que pude ganar no sin algún contratiempo, pero pude sorprenderle con un men directo nada más comenzar el shobu (es decir, que íbamos 1-1).

Sin embargo, a partir de ahí ya no podía moverme en condiciones, y caí contra Ibon Goikoetxea (Cantabria) y luego contra Jorge Vázquez (Valencia).

En individuales, perdí contra David Celis (Madrid), y luego contra Álvaro Baena (Cataluña).

Todos los contrincantes contra los que perdí tenían un nivel superior al mío, pero me dio pena no haber estado al 100%. Es decir, no sé cuál es la diferencia real de nivel.

Gajes del oficio, ya habrá tiempos mejores.

Por cierto, me han dejado caer que el año que viene el campeonato podría ser en Vitoria... si esto se cumple, el año que viene selección navarra sin falta!

lunes, 19 de noviembre de 2012

IX Seminario y torneo Open Euskadi de Kendo

El pasado fin de semana del 10-11 de Noviembre del se celebró en Deusto, Bilbao un seminario y competición de kendo organizados por el club Kendo Euskadi y en el que contaban con la asistencia de los maestros Tahara Hironori, Nishiumi Kamatarou y Osakata Keishi. Además del curso, el sábado se organizaron exámenes de cinturón negro hasta 3er dan.

Primera ronda por equipos: Fudoshin vs. Pessac


1er día: Examen

Los exámenes de grado empezaban a las 16h del sábado. Afortunadamente llegué a Bilbao con tiempo suficiente para localizar el lugar, porque en un principio estuve dando vueltas buscando el gimnasio dentro del colegio de Salesianos, que está prácticamente enfrente. Al final a base de preguntar llegué al sitio y pude empezar a prepararme.

El examen se hizo en el gimnasio en lugar del polideportivo donde se hizo el seminario a la mañana o la competición. Era una sala con suelo de madera relativamente pequeña en la que ya estaba marcado un shiai-jo y justo enfrente una mesa donde se sentaron los miembros del tribunal que nos evaluaba. Para evaluarnos estaban los senseis: Olga Martín, Alfonso Arregui, Tahara Hironori, Osakata Keishi y Antonio Gutiérrez... ¡Un tribunal con mucho nivel!

Una vez cambiados nos quitamos el zekken y nos asignaron un número en función del nivel al que optábamos y ordenados por edad. En mi caso era el 103: el tercero de todos los que se presentaban a primer dan. A continuación Shoichiro, que era el encargado de dar las indicaciones durante el examen, nos explicó la mecánica que seguiríamos para hacerlo de la forma más fluida posible. El examen estaba dividido en dos partes: La primera parte consistía en que cada uno tenía que hacer un kirikaeshi y dos keikos. Para ello empezaban los dos primeros haciendo uno de ellos el kirikaeshi y a continuación el combate. Después de eso sale el que hizo de motodachi (sin correr, como nos insistía Shoichiro) y el que entra pasa a hacer su kirikaeshi y un keiko, y así sucesivamente hasta que todos hayan hecho sus ejercicios. Estoy seguro que podía haber hecho un examen más redondo, pero al menos creo que lo que lo hice, lo hice correctamente.

La segunda parte eran las katas, que sólo hacían los que ya habían aprobado la primera parte. Aquí nos presentamos todos los que nos presentábamos para primero y segundo dan, pero para tercer dan sólo uno pasó la primera parte. Para primer dan teníamos que hacer las 5 primeras katas, mientras que los de segundo y tercero tenían que hacer las 7 y las 10 respectivamente. Finalmente nos reunimos todos frente al tribunal y allí Tahara sensei nos dirigió unas palabras para felicitarnos por nuestro desempeño y nos animó a seguir entrenando independientemente del resultado del examen. Después de eso me quedé un rato viendo el entrenamiento que hicieron y me fuí a descansar para estar fresco el día siguiente.


2do día: Competición

Al día siguiente era la competición individuales y por equipos.  Para poder participar en equipos acabé infiltrándome en el equipo de nuestros compañeros de Fudoshin, que precisamente necesitaban a uno para completar el equipo de 3. El equipo quedó finalmente formado por Xabi, Yasushi y yo.

A veces los accidentes ocurren. Aquí Xabi se llevó un tsuki que traspasó el men y le llegó a la mejilla.
Al final todo se quedó en un rasguño.


En la primera ronda por equipos nos enfrentamos al equipo del club francés Pessac en la que mis compañeros de equipos ganaron sus respectivos combates y pudimos pasar de ronda a pesar de que yo perdiese mi combate contra Igor Theodose, que aunque pude retenerle un poco al final acabó marcándome un men y un kote. En la siguiente ronda nos encontramos con el equipo de Asturias, en la que mis compañeros acabaron en hikiwake al no poder marcar puntos y yo caí también en ese combate. Y hasta aquí llegó nuestra aventura por equipos.

En mi primer combate contra Theodose. Resistí como pude, pero la diferencia de nivel era clara.


Ya en individuales me toca estrenarme con... Theodose, ¡el mismo con el que me enfrenté en equipos! Esta vez ya me tenía más estudiado y ganó sin muchas dificultades con un par de kotes. Al final de todo volví a coincidir con él y allí ya me explicó porqué me pudo marcar los puntos con tanta facilidad. ¡Da gusto competir contra rivales así!

Mientras tanto Xabi pasó la primera ronda y cayó contra Markel Arregui, quien más adelante quedaría campeón tras ganarle a Igor Goñi, ambos del club Kendo Euskadi.

En individuales Yasushi optó por hacer los combates en jodan no kamae.


En definitiva, otro evento al que añadir a nuestra agenda de eventos kendísticos en la geografía nacional, y además el año que viene celebrarán la X edición por lo que probablemente preparen algo especial para celebrarlo. :-)

lunes, 29 de octubre de 2012

Seminario de arbitraje de Takizawa sensei


Este fin de semana del 27 y 28 de octubre hemos ido al curso impartido por Takizawa sensei, 8º Dan de Kendo. Este seminario está orientado hacia el conocimiento de la mecánica y casuística del arbitraje.

La mañana del sábado la dedicamos en primer lugar a la mentalización. Un buen árbitro ayuda al buen desarrollo de la competición. Un árbitro constante, fiable, seguro y con conocimiento amplio y profundo de las técnicas de kendo ayudará a los competidores a juzgar mejor sus propias acciones, y su ejecución será más correcta. También se dijo que el arbitraje es duro, porque hay que mantener una gran atención durante la serie de combates que deba arbitrar. Por supuesto, realizamos los movimientos de bandera correspondientes para probar, junto con las órdenes que un árbitro puede dar.

Clase teórica.

Tras la teoría, 10 compañeros se pusieron el equipo completo para la práctica de arbitraje. Se arbitrarían por tanto 5 combates. Se pidió que los combates estuvieran equilibrados de nivel, pero a cada combate el nivel crecería.

First team ready!

Todos los compañeros arbitramos en función de lo que nos parecía correcto, y luego Takizawa sensei corregía si lo creía necesario. Cada combate dio lugar a muchos levantamientos de bandera dispares, negaciones de punto, dudas... ¡es muy complicado! Por eso, Takizawa sensei nos recomendó arbitrar competiciones de niños de edad creciente, para empezar (otra cosa es que eso se pueda hacer aquí...).

Al final de la mañana, hubo media hora de ji-geiko, con la idea de juzgar nuestras propias acciones y las ajenas.

Por la tarde, la clase se dividió en dos partes. Una primera de más práctica de arbitraje. Esta vez  se pusieron el equipo 6 personas, para que arbitrásemos 3 combates (de nuevo, de nivel equilibrado pero mayor cada vez). El primer combate lo arbitraron árbitros veteranos. Después, algunos afortunados (entre ellos yo, jeje), pudimos hacer la labor completa de árbitro, saludando al saliente, dando la orden de comienzo al combate, etc..

Concretamente, a mí me tocó arbitrar a Óscar Serrano y José Antonio Pérez (¡mi sensei!). La cosa empezó bien, pero fueron un poco malos porque Takizawa sensei les pidió que realizaran alguna falta (hansoku) en algún momento. Yo, que no me esperaba que presionaran con su shinai el hombro del contrario, no pité la falta, y en vez de eso pité la orden wakare, pidiendo que los combatientes se separaran. Ahí Takizawa sensei corrigió mi arbitraje, indicando que lo que estaban haciendo era falta. Así que pedí reunión con los otros árbitros, Félix y Luis, y decidimos dar falta a ambos. No fui capaz de ver la falta sobre todo por inexperiencia, y en parte por incredulidad, porque no es algo que se vea en niveles altos. Sea como sea, me gustó mucho la experiencia.

Tras ello, como a la mañana se dijo que el arbitraje exige un conocimiento profundo de la técnica, realizamos kihon. Empezamos a contar técnicas, y a practicarlas una vez cada una: men, kote, do, tsuki, renzoku-waza (golpes múltiples), suriage, nuki, kaeshi, debana, uchi-otoshi, harai, osae... un completo. Sólo dejamos los hiki para el día siguiente. De nuevo, terminamos con una serie de combates libres.

Y para cenar, ¡menudas doradas a la sal! Es ya tradición, pero tener que ir a Madrid para probar un buen pescado...

¡Mmmm!
Foto de mesa en el Chiquito Riz.

A la mañana siguiente, ¡competición de 5º Dan o superior! Antes, calentamos para ayudar a los sensei a ponerse a tono, con suburi y combate con ellos. A mí me tocó con Jesús González, que tiene una agilidad impresionante. No sé si le ayudé mucho a calentar...

Después, una mano inocente configuró los equipos agrupando sus shinai de 3 en 3). En total, 3 equipos. El trabajo del público era el de arbitrar (pero sólo arbitrábamos para nosotros, los 3 árbitros oficiales daban los puntos reales). Decir que se vio de todo, y estoy seguro de que me perdí mucho. Pude ver muy buenos men de José Antonio, de los más limpios de la competición (y no lo digo porque sea mi sensei). Igualmente, Vicente Alonso estaba muy fino, es un ejemplo para todos. Como empiece con alabanzas no termino, así que lo dejo aquí.

Inicio de la competición por equipos de veteranos.
Hubo todo tipo de sucesos que dio pie a varias reuniones de árbitros.
Óscar Serrano (de cara) vs Manel Alonso (de espaldas).
Se enfrentan las mejores técnicas.
Material de equipo.
Entrega de premios.
A José Antonio, un bokken ultraligero.
Premio a Pedro Soler.
Premio a Manel Alonso.

Premios a todos, cortesía de Pablo Pérez.

Para terminar, realizamos el kihon que faltaba, con los hiki y Takizawa sensei nos enseñó su técnica especial, que es el kiri-otoshi. Básicamente consiste en apartar el shinai del contrario no al subir, como en suriage, sino al bajar. Impresionante. Y finalmente, uchi-komi, kakari-geiko y más combates.

En resumen, ha sido un curso que, si bien físicamente no es exigente, es muy instructivo. Me gustaría poder practicar el arbitraje próximamente, así que intentaremos organizar una competición de veteranos.

Foto de grupo. ¡Casi no cabíamos en el polideportivo!
Los competidores, con sus trofeos

lunes, 22 de octubre de 2012

Kendo´s Bogu manufacturing

¡Hola de nuevo a todos! (que prolífica estoy últimamente en el tema bloguístico...)

No se si alguno de vosotros ha oído hablar alguna vez de How it´s made (http://science.discovery.com/tv/how-its-made/#fbid=uarYA1xFw9Y) un programa estadounidense en el que se dedican a desvelar cómo se crean utensilios de lo más variopintos.
Por supuesto los japoneses no iban a ser menos y tienen su propio programa llamado The Making (lo siento, pero no he encontrado el link correspondiente) dedicado a explicar cómo se hacen productos típicos de su cultura,  como por ejemplo las armaduras de kendo.

Para todos aquellos que en algún momento pensasteis que:


aquí teneis unos bonitos videos que explican el proceso completo de creación de un bogu, desde el almohadillado, hasta los acabados finales.

Parte 1:



Parte 2:


Espero que los disfruteis
PD: me encanta la musiquita de fondo!

Los videos se han obtenido de http://sc-smn.jst.go.jp, via http://forum.cnkendo-da.com

domingo, 21 de octubre de 2012

Japanese Swords: Cutting Edge II


Continuando con la entrada anterior, en el British Museum de Londres hay una pequeña exposición permanente acerca de la cultura japonesa y la importancia de la espada en la misma. Para los que os interese, en la propia página del museo, se ofrece un tour online bastante completo, con explicaciones sobre las espadas y grabados expuestos. 
Para todos los afortunados que podais acercaros a visitar la exposición, ésta se encuentra en la sección de Asia > Japón en Great Russell Street. Y para el resto, aquí teneis la segunda parte de la entrada. ¡Espero que la disfruteis!

Shintō, las nuevas espadas. 


Este término describe a las espadas que se crearon alrededor del 1600. Por aquel entonces la guerra civil había terminado y comenzaba una nueva era, conocida como el periodo Edo (1600-1868), bajo el establecimiento del régimen de los Tokugawa. Al terminar las luchas la demanda de espadas cayó en picado, de forma que tan sólo los mejores maestros forjadores pudieron continuar en el negocio. Muchos de ellos se mudaron a las grandes ciudades como Kyoto, Osaka y Edo (la actual Tokyo), mientras que los más habilidosos se mantuvieron en las zonas de provincias, controladas por los señores feudales (daimyō) 

La mayor parte de los cambios en la manufactura de espadas de la época vinieron dados por las importaciones de acero. En general, las hojas Shintō, siguen conservando a pesar del paso del tiempo un aspecto de "nuevas" que no tienen las espadas del periodo anterior (kotō), y la textura del metal es menos compleja. Las Shin  son más pesadas y duras, menos curvadas y poseen un patrón hamon (estructura cristalina en la hoja) más preciso que sus predecesoras. 

A principios del siglo XVI,  Sampin Masatoshi crea los primeros wakizashi (espada acompañante). Este maestro era el cuarto hijo de Kanemichi de Seki, y se mudó a Kyoto en torno a 1590 para formarse con los mejores maestros, junto con los cuales empezaría a lacar las empuñaduras en color negro y a elaborar finos y elegantes diseños de crisantemos y otras flores otoñales en alto-relieves dorados. La propia hoja de la espada y la montura se vuelven más decorativas durante este periodo y, de hecho, aquellas con empuñadura negra eran muy valoradas para ceremonias formales.

Tsubala guarda de la espada.

La Tsuba comenzó a usarse para prevenir posibles cortes de la mano con la zona de la hoja de la espada durante del combate. Se posiciona entre la empuñadura y la parte inferior de la hoja y normalmente son redondas, ovales o de forma redonda-rectangular con un agujero central en el cual encaja la sección transversal de la hoja.
Durante el periodo Edo, se popularizó una forma cuadrada y más grande de la Tsuba habitual, que estuvo muy de moda entre los samurai despojados de su título (kabukimono), aunque su uso se prohibió en 1645. 
El hierro era el metal más común para la fabricación de Tsuba. Normalmente el metal sufría un proceso de pavonado, una reacción química que cambia el color del metal a un negro mate e impide que se oxide con el tiempo.
Posteriormente, la superfície podía pulirse suavemente o bien se cincelaba, tras lo cual podía decorarse de distintas formas. Esto incluía el itobori (un método básico para grabados lineales), takabori (un diseño esculpido en relieve sobre la superfície) y sukashi-bori (en el cual la superficie se corta dejando un patrón perforado). También se empleaban distintas formas de  zōgan (incrustaciones), normalmente elaboradas con metal. El par de Tsuba mostrados aquí pertenecen a un daishō -el conjunto de dos espadas, una más grande y otra más pequeña portadas por los samurai-. Están decoradas con un patrón de incrustaciones de dragones dorados, en una base de shakudō (aleación de cobre que ha sufrido el proceso de pavonado). 



Shinshintōlas "nuevas-nuevas" espadas.


Al principio del siglo XVIII, Japón llevaba ya un tiempo sin guerras y el número de espadas demandadas había disminuido drásticamente. Esta situación cambió en torno a la mitad del siglo, cuando las fuerzas navales de los extranjeros provenientes del Este incrementaron su actividad en aguas japonesas. El maestro forjador Suishinshi Masahide (1750-1825) se involucró en una serie de intentos por revivir el vigor militar japonés. Las espadas creadas por este maestro y sus discípulos durante esta época, se conocen como shinshintō (literalmente, espadas nuevas-nuevas).  Masahide se pasó varios años estudiando y escribiendo acerca de la tradición de las espadas en la cultura japonesa. A lo largo de su vida tomó más de cien pupilos y consiguió crear nuevas tendencias que influirían en la gran mayoría de los forjadores de su época.



La espada de la imagen es un wakizashi (espada acompañante). Fue creada por Taikei Naotane, un pupilo y sucesor del negocio de Masahide. La vaina de esta espada, siguiendo la tradición que creara su maestro está acanalada, lacada en negro y decorada con incrustaciones de oro. 
Las disputas internas sobre la política de aislamiento del país, terminaron con el periodo pacífico en 1860. En 1868, el shogunato se abolió y se formó el nuevo gobierno bajo el mando del emperador Meiji. Conforme el país se modernizaba a pasos agigantados, las espadas comenzaron a considerarse reliquias y a partir de 1876 se les prohibió a los samurais lucirlas en público.
Así, la mayoría de las espadas shinshintō sufrieron un destino meramente decorativo y se destinaron al comercio de exportación. 



El clan Nabeshima, los mecenas de la espada. 


Este retrato muestra a un samurai retirado de la familia Nabeshima. El término samurai se aplicaba a todos los miembros de la clase guerrera que llegaron al poder en el siglo XII y dominaron el gobierno japonés hasta 1868.

El samurai ideal debía ser un guerrero que poseyera valentía, honor y lealtad hacia sus señores. La idea del honor poseía tanta importancia que el suicidio ritual era una alternativa muy respetada frente al deshonor o la derrota.

La familia Nabeshima gobernó la Provincia Hizen durante el periodo Edo (1600-1868). Controlaban tecnología, comercio y por supuesto, la manufactura de espadas de la región. Su riqueza se basaba en distintas industrias, incluyendo la famosa cerámica Nabeshima y la manufactura y exportación de espadas. Fueron los mecenas de grandes familias de forjadores de espadas como los Hashimoto, Shinzaemon o Tadayoshi. De hecho, la primera generación Tadayoshi fue enviada por Nabeshima Katsushige a estudiar en Kyoto bajo la tutela del maestro forjador Umetada Myôju al final del siglo XVI, quien les imprimiría a las espadas de la familia un características únicas que perdurarían hasta el comienzo del régimen Meiji en 1868. Así, todas las espadas de la familia estaban realizadas con el acero más fino y delicado, y las hojas se pulían con una elegante curva. 






Fundas y empuñaduras.





En líneas generales la forma de las espadas ha sido cuidadosamente preservada a lo largo de los siglos, pero ese no ha sido el caso de la mayor parte de las vainas. Estas fundas han sido sujeto de los cambios de la moda e incluso la misma hoja pudo haber cambiado en diversas ocasiones de funda, empuñadura y accesorios.


Tanto para  los tachi (gran espada) como para las katanas (espadas largas), wakizashi (espada acompañante) y los tantō (dagas), las vainas del periodo Edo se realizaban con madera de magnolio ya que no rezumaba resina que pudiera dañar al acero. Se realizaban en dos mitades que se pegaban juntas y posteriormente se lacaban creando una superficie suave, duradera y bonita. Excepcionalmente, para las espadas que se llevaban suspendidas del cinturón (como las de tipo Tachi), se colocaban guarniciones metálicas en la funda, que podían variar en complejidad según la ocasión.



Las empuñaduras también se realizaban en madera y en dos mitades, que habitualmente se ataban con la piel de las mantarraya, que es muy fuerte y aguanta mucha presión. Aquí se muestra un tantō de la época Meiji. La vaina está lacada en negro con partículas dispersas de oro en polvo. La decoración de hojas de arce fue creada con impresiones de hojas reales a las que se aplicó laca de colores. Todas las guarniciones de esta espada están realizadas en hierro con incrustaciones que representan hojas de arce japonés y flores de cerezo



La información y las imágenes están extraídas de la página principal del British Museum de Londres: http://www.britishmuseum.org/